Catholic Church

Grief Support

We begin this Grief Brief with the often asked question: “How long will this grieving last?” The simple response is that it will last for as long as is needed for each individual person.  People grieve for as long as it takes to heal from a very difficult life event – the loss of a loved one or some other significant loss.

The length of one’s grieving time depends on many factors.  Those who have accompanied a loved through a long illness, perhaps as the caregiver, have already done some of their grieving- but not all. They grieve for as long as is necessary after the death.  Sudden deaths, because they entail no time to prepare, may require that one experience grief for a  longer timeframe, depending upon circumstances.  Traumatic deaths from shootings, stabbings, suicides, accidents, natural disasters, drug overdoses, or the tragedies of war usually have an extended period of grieving because of the grave circumstances of the deaths. The nature of one’s relationship with the deceased will certainly impact grieving time, as well.

Waiting solely for time to pass will not bring about the healing from grief that is necessary or required to enable one to go on with his or her life in a meaningful manner.  Losses require grief work, and that is exactly what it is –work.  It is helpful to realize that grief work requires experiencing all of the feelings that the loss has stirred up.  Speaking to trusted others about one’s loss is helpful. Writing out one’s feelings helps as well.  Reminiscing about the time spent with the loved one, remembering that person on special occasions, and celebrating the life of the person in some special manner will all be a necessary part of the grief work that one does.

When considering time and grieving it is important to look at the phases of time – yesterday, today, and tomorrow.  It is comforting initially to return to memories of the no-too-distant past, for it is there that the sad, but recent, memories of the loved  one  are.  Remaining in the sadness of the past can deepen one’s personal sadness.  It can perhaps lead to a period of depression which may exist for a longer period of time.

For grieving persons the future is a big unknown.  How life will unfold and progress is quite unclear.  Worrying about what will be or what could happen can easily lead to increased stress, fears, and anxiety. Projecting what the future will bring,  too early in grief,  is not helpful.

The present is the best place where one can direct one’s attention and energy. The benefits to one’s well-being will thus be significant. Focusing on what is now, as opposed to what was or will be, can aid the grieving person to face life events one day at a time. This can insure a smoother and more effective passage through one’s grief journey.

A good suggestion might be to visit the past for briefer time periods as grieving progresses.  Trying to project future outcomes for one’s life too soon, can deepen one’s anxiety about “moving on”. The present ,therefore, is the time frame into which one can place one’s efforts at survival, healing, and growth. Stay there, for it is where your heart dictates that you should remain.

 

 

Breve de Duelo #19: Cuanto Tiempo Va Durar este Duelo?- Comenzamos este Resumen de duelo con la pregunta que se hace a menudo: “¿Cuánto tiempo durará este duelo?” La respuesta simple es que durará todo el tiempo que sea necesario para cada persona. Las personas se afligen por el tiempo que lleva curarse de un evento de la vida muy difícil: la pérdida de un ser querido o alguna otra pérdida significativa. La duración del tiempo de duelo depende de muchos factores. Aquellos que han acompañado a un ser querido a través de una larga enfermedad, tal vez como cuidador, ya han hecho parte de su dolor, pero no todos. Se afligen durante el tiempo que sea necesario después de la muerte. Las muertes repentinas, debido a que no requieren tiempo para prepararse, pueden requerir que uno experimente el dolor durante un período de tiempo más prolongado, según las circunstancias. Las muertes traumáticas por disparos, apuñalamientos, suicidios, accidentes, desastres naturales, sobredosis de drogas o las tragedias de ;a guerra suelen tener un período prolongado de duelo debido a las graves circunstancias de las muertes. La naturaleza de la relación de uno con el difunto ciertamente también afectara el tiempo de duelo. Esperar únicamente para que pase el tiempo no provocará la curación de la pena que es necesaria o requerida para permitirle a uno continuar con su vida de una manera significativa. Las pérdidas requieren un trabajo de duelo, y eso es exactamente lo que es: el trabajo. Es útil darse cuenta de que el trabajo de duelo requiere experimentar todos los sentimientos que ha despertado la pérdida. Hablar con otros sobre la perdida de uno es útil. Escribir los sentimientos de uno también ayuda. Recordar el tiempo que paso con el ser querido, recordar a esa persona en ocasiones especiales y celebrar la vida de la persona de laguna manera especial será una parte necesaria del trabajo de duelo que uno hace. Cuando se considera el tiempo y el dolor, es importante observar las fases del tiempo: ayer, hoy, y mañana. Inicialmente, es reconfortante volver a los recuerdos del pasado no muy lejano, porque es allí donde se encuentran los recuerdos tristes, pero recientes, de la persona amada. Permanecer en la tristeza del pasado puede profundizar la tristeza personal. Tal vez puede conducir a un período de depresión que puede existir durante un período de tiempo más largo. Para las personas en duelo el futuro es una gran incógnita. ¿Cómo se desarrollará la vida y el progreso es bastante claro. Preocuparse por lo que será o lo que podría suceder puede conducir fácilmente a un aumento del estrés, los temores y la ansiedad. Proyectar lo que el futuro traerá, demasiado temprano en el dolor, no es útil. El presente es el mejor lugar donde uno puede dirigir su atención y energía. Los beneficios para el bienestar de uno serán, por lo tanto, significativos. Centrarse en lo que es ahora, a diferencia de lo que fue o será, puede ayudar a la persona afligida a enfrentar los eventos de la vida de un día a la vez. Esto puede asegurar un paso más suave y efectivo a través del viaje de la pena. Una buena sugerencia podría ser visitar el pasado por períodos de tiempo más breves a medida que avanza la aflicción. Tratar de proyectar resultados futuros para la vida de uno demasiado pronto, puede profundizar la ansiedad de uno sobre “seguir adelante”. El presente, por lo tanto, es el marco de tiempo en el que uno puede ubicar sus esfuerzos de supervivencia, curación y crecimiento. Quédate allí, porque es donde tu corazón dicta que debes permanecer.

 

 

 

As we explore sadness, depression, and grief, we who are grieving have come to know the pervasiveness of sadness within the grief journey.  It is sometimes hard to believe that the intense feelings of absence, aloneness, and missing will ever lighten.  What we do with these feelings is important.

Sadness is felt more strongly during the early months of grieving  quite often, if not daily.  Equating one’s degree of sadness with the degree of love and affection one had for the person who is no longer tangibly with us, helps us to move more easily through the depth of the sadness.  Choosing to remain in the sadness for long periods of time can easily lead to a depression known to some grievers.  They will visit and revisit their feelings of sadness, missing, and aloneness in order to feel closer to the person they have lost.  As mentioned, remaining there is not helpful.  Some feel it is a way to never forget the person lost. The truth is that forgetting persons with whom  we have shared days, months, and years of our lives does not easily happen.

There will always be occasions like birthdays, anniversaries, or special family events when remembering with sadness will be felt.  The consoling reality is that, in time, the sadness will lighten, as it should.

However, when the sadness, related to the losses we have faced, remains intense for long periods of time (weeks or months) it can incapacitate a person physically, emotionally, spiritually, and socially. Then depression has truly set in, that is the depression of grief.  In situations like this the grieving persons will not freely admit to the degree of depression they are experiencing, but it may become evident to those with whom they live.  In such circumstances there is a  need for professional help.  Medications, personal counseling, the support of a trusted friend or mentor, as well as a grief support group can be helpful.  These interventions can prevent the grieving person from sinking more deeply into his or her sorrow, depression, or despair.

M any grieving persons are wary of taking medications like anti-depressants, sleep medications, anti-anxiety pills, etc. for fear of becoming dependent upon them, as can happen.  Knowing that medications  can help to take the edge off of the overpowering feelings being felt can ease the fears of addiction.  It is important to realize that as the intense feelings lessen  so will the need for the medications also lessen.

In truth, as helpful as medications can, be they can dampen the many feelings that accompany  the grief process.  Feelings like anger, guilt, regret, unforgiveness, and depression do need to be looked at, internally processed, and talked about with a trusted other so we can let them go.  Blocking  feelings   for too long with many medications, denial, or even over-activity will certainly interfere with the healing that grief work can bring.

So, in conclusion, know that we will be sad, or maybe even depressed over the loss of someone special in our lives.  Remaining in the sadness or the depression of grief for too long is certainly not helpful to grieving persons.  Acquiring the assistance of a professional person can sometimes be needed.  Overall, sadness is much a part of grieving a loss because we realize that we have lost someone that we have truly loved.

 

Breve de Duelo #17

A medida que exploramos la tristeza, la depresión y el dolor, los que sufrimos hemos llegado a conocer la omnipresencia de la tristeza en el camino de dolor. A veces es difícil creer que los intensos sentimientos de ausencia, soledad y falta de ausencia, soledad y lata de alguna vez se aclararán. Lo que hacemos con estos sentimientos es importante. La tristeza se siente con más fuerza durante los primeros meses de duelo con bastante frecuencia, si no todos los días. Al equiparar el grado de tristeza de uno con el grado de amor y afecto que uno siente por las persona que ya no es tangible con nosotros, nos ayuda a movernos más fácilmente a través de la tristeza. La elección de permanecer en la tristeza durante largos periodos de tiempo puede llevar fácilmente a una depresión conocida por algunos quejarse. Visitarán y volverán a sus sentimientos de tristeza, falta y soledad para sentirse más cerca de la persona que han perdido. Como se mencionó, permanecer allí no es útil. Algunos sienten que es forma de nunca olvidar a la persona perdida. La verdad es que olvidar a la personas que quienes compartimos días, meses y años de nuestras vidas no sucede fácilmente. Siempre habrá ocasiones como cumpleaños, aniversarios o eventos familiares especiales cuando se sentirá el recuerdo con tristeza. La realidad consoladora es que, con el tiempo, la tristeza se aligerara, como debe ser.  Sin embargo, cuando la tristeza, relacionada con las pérdidas que hemos enfrentado, permanece intensa durante largos períodos de tiempo (semanas o meses), puede incapacitar a una persona físicamente, emocional, espiritualmente y socialmente. Entonces la depresión realmente se ha establecido, esa es la depresión del dolor. En situaciones como esta, las personas afligidas no admitirán libremente el grado de depresión que experimentan, pero puede ser evidente para las personas con quienes viven. En tales circunstancias se necesita ayuda profesional. Los medicamentos, el asesoramiento personal, el apoyo de un amigo o mentor de confianza, así como  un grupo de apoyo para el duelo pueden ser útiles. Estas intervenciones pueden evitar que la persona afligida se hunda más profundamente en su dolor, depresión o desesperación. Muchas personas afligidas temen tomar medicamentos como los antidepresivos, los medicamentos para dormir, las pastillas contra la ansiedad, etc., por temor a volverse dependientes de ellos, como puede suceder. Saber que los medicamentos pueden ayudar a eliminar los sentimientos abrumadores que se sienten puede aliviar los temores de la adicción. Es importante darse cuneta de que a medida que disminuyen los sentimientos intensos, también disminuirá la necesidad de medicamentos.  En verdad, tan útiles como pueden ser los medicamentos, pueden amortiguar los muchos sentimientos que acompañan el proceso de duelo. Los sentimientos como la ira, la culpa, el arrepentimiento, la falta de perdón y la depresión deben ser examinados, procesados ​​internamente y discutidos con alguien de confianza para que podamos dejarlos ir. Bloquear los sentimientos durante demasiado tiempo con muchos medicamentos, rechazo o incluso actividad excesiva sin duda interferirá con la curación que puede traer el trabajo de la pena. Entonces, para concluir, sepa que estaremos tristes, o tal vez incluso deprimidos por la pérdida de alguien especial en nuestras vidas. Permanecer en la tristeza o la depresión de la pena durante mucho tiempo ciertamente no es útil para las personas en duelo. La adquisición de la asistencia de una persona profesional a veces puede ser necesaria. En general, la tristeza es una parte importante de la pérdida de un duelo porque nos damos cuenta de que hemos perdido a alguien a quien realmente amamos.

 

 

Grief Brief # 16 

As we begin a new grief message this month our focus will be on how children face losses and  how they express their grief.

A number of people believe that babies and small children are unaware of a loss that occurs within a family.  This is not totally true.  Although they don’t understand the concept of death and the loss that ensues, they do sense that something is amiss.  Their parents and others are sad , and perhaps weeping. They can easily respond to this with clinging and restless behavior.

As children enter the 2-6 year age ranges they can easily sense the absence of someone loved. They are no longer there within the family or at gatherings.  They ask about the person or wait for them to be present once again.  There are lots of questions that await answers on their part.  They can be told that their special person had become tired, weakened, or ill and has died.  They have left the family and friends for a place of rest, peace, and happiness.  Children brought up in a Christian home are told that heaven in that special place.  God is there, and other deceased family members are there .  Their dear ones are all happy and well.  It is helpful to reassure children that at some point, as their lives end, they too will  be able to see and be with their special persons.  This can be comforting to children.

It can be noted that parents who receive the many questions about loss and death may not be able to respond adequately to the questions asked by children.  They may be heavily grieving.  In which case, adult family members can offer to provide the requested information.  The language needs to be simple and offered in the easiest manner possible so that responses to questions are understood.  Linking sadness and others feelings of loss to the explanations being given will help children to more easily accept the feelings that they are experiencing.  It might be noted that when children grieve, they do so in shorter time periods.  They may ask their questions, express their sad feelings , and then be off to do a favorite activity.  How different from the sustained periods of grieving that adults experience!

Adolescents, who are experiencing losses of family members or friends, react in a totally different manner.  They grieve, but their grief expressions may be deeply internal or very overt.  There can be  enraged or have a sense of unfairness about the death, especially if it was traumatic, or perhaps marked by suicide.  Grief Counselors  in the school setting and anguished parents make every effort to reach out and provide comfort.  Teens, however, readily turn to peers to express their feelings of loss.

The behavior of teens may express an acting out of their sense of dismay at loosing someone close to them.  Behaviors may become reckless, explosive, or repressed by silence and a lack of communication.  Adults can offer their presence, caring, and any signs of comfort at this difficult time.  Group activities like candlelight vigils or memorial gatherings are helpful, as are offers of individual counseling by professional persons.

As can be seen, expressions of grief, related to losses experienced, will vary with the age groups of children.  The support of caring adults, simple answers  to questions, and the opportunity to express sad feelings in safe and sincere manners will always be helpful to children, as well as teens.  Participating in memorial services and funerals will help to heal  grieving hearts in significant ways.  Having children participate in these rituals that mark the passage from life to death can bring healing to them, especially if they are prepared for the experience by loving and caring adults.

 

Breve de Duelo #16

Como Enfrentan los Niños las Pérdidas y Como Expresan su Dolor

AL comenzar un nuevo mensaje de duelo este mes, nuestro enfoque estará en como los niños enfrentan las pérdidas y cómo expresan su dolor. Algunas personas creen que los bebés y los niños pequeños no son consientes de una pérdida que se produce dentro de una familia. Esto no es totalmente cierto. Aunque  no entienden el concepto de muerte y la pérdida que se produce, sí tienen la sensación de que algo anda mal. Sus padres y los demás están tristes, y tal vez llorando. Ellos pueden responder fácilmente a esto con un comportamiento apegado e inquieto. Cuando los niños entran en el rango de edad de 2 a 6 años, pueden sentir fácilmente la ausencia de alguien amado. Ya no están allí dentro de la familia o en reuniones. Preguntan por la persona o esperan que vuelvan a estar presentes. Hay muchas preguntas que esperan respuestas de su parte. Se les puede decir que su persona especial se había cansado, debilitado o enfermo y que ha muerto. Han dejando a la familia y amigos por un lugar de descanso, paz y felicidad. A los niños criados en un hogar cristiano se les dice que el cielo en ese lugar especial. Dios está allí, y otros miembros de la familia fallecidos están allí. Sus seres queridos están todos felices y bien. Es útil asegurar a los niños que en algún momento, al terminar sus vidas, ellos también podrán ver y estar con sus personas especiales. Esto puede ser reconfortante para los niños.Se puede observar que los padres que reciben muchas preguntas sobre la pérdida y la muerte pueden no ser capaces de responder adecuadamente a las preguntas de los niños. Pueden estar muy afligidos. En cuyo caso, los miembros adultos de la familia pueden ofrecer proporcionar la información solicitada. El lenguaje debe ser simple y ofrecido de la manera más fácil posible para que se entiendan las respuestas a las preguntas. Relacionar la tristeza y otros sentimientos de pérdida con las explicaciones que se dan ayudará a los niños a aceptar más fácilmente los sentimientos que están experimentando. Cabe señalar que cuando los niños se afligen, lo hacen en períodos de tiempo más cortos. Pueden hacer sus preguntas, expresar sus tristes sentimientos y luego irse a hacer una actividad favorita. ¡Qué diferente de los períodos sostenidos de duelo que experimentan los adultos! Los adolecentes, que están experimentando pérdidas de familiares o amigos, reaccionan de una manera totalmente diferente. Se afligen, pero sus expresiones de dolor pueden ser profundamente internas o muy abiertas. Se puede enfurecer o tener una sensación de injusticia con respecto a la muerte, especialmente si fue traumática, o tal vez marcada por el suicidio. Los consejeros de duelo en el ambiente escolar y los padres angustiados hacen todo lo posible por ayudar y brindar consuelo. Los adolescentes, sin embargo, se vuelven fácilmente hacia sus compañeros para expresar sus sentimientos de pérdida. El comportamiento de los adolescentes puede expresar un sentimiento de consternación al perder a alguien cercano a ellos. Los comportamientos pueden volverse imprudentes, explosivos o reprimidos por el silencio y la falta de comunicación. Los adultos pueden ofrecer su presencia, cuidado y cualquier señal de comodidad en este momento difícil. Las actividades grupales como las vigilias a la luz de las velas o las reuniones conmemorativas son útiles, al igual que las ofertas de asesoramiento individual por parte de profesionales. Como se puede ver, las expresiones de dolor, relacionadas con las pérdidas experimentadas, variarán con los grupos de edad de los niños. El apoyo de adultos comprensivos, las respuestas simples a las preguntas y la oportunidad de expresar sentimientos tristes de manera segura y sincera siempre serán útiles para los niños, así como para los adolescentes. Participar en servicios conmemorativos y funerales ayudará a sanar los corazones en duelo de manera significativa. Hacer que los niños participen en estos rituales que marcan el paso de la vida a la muerte puede traerles sanidad, especialmente si están preparados para la experiencia de amar y cuidar a los adultos.

Now that the Thanksgiving holidays are upon us, we are drawn by a spirit of gratitude that speaks to us.  Too often, however, we look around at our world and our lives, and foremost in our minds is not that which is enriching us and bringing us joy, but rather at that which we have lost.  Someone significant to us will not be at our Thanksgiving dinner table.  The gathering of family for the holiday weekend makes us keenly aware of the fact that someone very special will be absent for all of the sharing and fun that holiday get-togethers can bring.

We do have a choice about how we can keep the memory of our deceased loved ones alive and with us. This may entail including the missing persons, by name, in our blessing before the Thanksgiving meal.  In the toast that may be a part of our meal, the names of our loved ones might also be mentioned.  Sharing stories of holidays past will most assuredly have those who are gathered remembering and recalling memories that inevitably include the absent loved ones.  These are both memorable, as well as humorous.  Before very long, our loved ones’ stories and anecdotes are a part of the conversation.  Somber or cautious feelings lighten significantly. Those who have been trying to avoid their own sadness or tears, as well as fearing to provoke sadness in others, may soon be laughing and smiling as everyone shares and reminisces.

It does take a bit of courage to start such sharing, and thus it requires the bravest among us to be the initiators.  It is good to recognize that the positive results of the endeavor far  outweigh any negative or foreboding feelings one may have in being the “initiator”.  I would encourage any or all of the practices that were just suggested because I know that they work.

As indicated earlier, the Thanksgiving holidays invite us to be thankful.  Taking some quiet time to consider how the special persons who were a part of our lives have enriched them is important.  We have been graced by their presence for varying numbers of years.  During that time the memories of who they were for us remain.  We remember that they had qualities that we have always admired and would choose to emulate in our own lives.  We take the time to thank them for having brought the gift of themselves into our world and into our personal lives.

Thankfulness for those who still remain with us is also very much in order.  We share love and support with each other as we gather on special occasions like the holidays.  We acknowledge that we are able to heal and move forward in our grief journey because of the love and support of these dear persons.

May our good and gracious God shower His blessings upon each of us as we experience this holiday and the next ones that will soon follow.

 

Breve de Duelo #14

Ahora que se acercan las vacaciones de Acción de Gracias, nos atrae un espíritu de gratitud que nos habla. Con demasiada frecuencia, sin embargo, observamos nuestro mundo y nuestras mentes no es lo que nos enriquece y nos brinda alegría, sino lo que hemos perdido. Alguien importante para nosotros no estará en nuestra mesa de cena de Acción de Gracias. La reunión de la familia para el fin de semana festivo nos hace muy conscientes del hecho de que una persona muy especial estará ausente para compartir y divertirse con las reuniones que se pueden traer. Tenemos una opción sobre como mantener vivo y con nosotros la memoria de nuestros seres fallecidos. Esto puede implicar  sobre cómo mantener vivo y con nosotros la memoria de nuestros seres queridos. Estos son tanto memorables, como humorísticos. En poco tiempo, las historias y anécdotas de nuestros seres queridos forman parte de la conversación. Los sentimientos sombríos o cautelosos se aligeran significativamente. Aquellos que ha estado tratando de evitar su propia tristeza o lágrimas, además de temer provocar tristeza en los demás, pronto se reirán y sonreirán cuando todos compartan y recuerden.  Se necesita un poco de valor para comenzar a compartir, y por lo tanto requiere que los más valientes entre nosotros sean los indicadores. Es bueno reconocer que los resultados positivos del esfuerzo superan con creces cualquier sentimiento negativo o premonitorio que uno pueda tener al ser el “iniciador”. Recomendaría cualquiera o todas las prácticas que se sugirieron simplemente porque sé que funcionan. Como se indicó anteriormente, las vacaciones de Acción de Gracias nos invitan a estar agradecidos. Tomarse un momento de tranquilidad para considerar cómo las personas especiales que fueron parte de nuestras vidas las han enriquecido, es importante. Hemos estado agradecidos por su presencia durante varios años. Durante ese tiempo los recuerdos de quienes fueron para nosotros permanecen. Recordamos que tenían cualidades que siempre hemos admirado y elegiríamos emular en nuestras propias vidas. Nos tomamos el tiempo para agradecerles por haber traído el regalo de ellos mismos a nuestros mundo y a nuestra vidas personales. El agradecimiento para aquellos que aún permanecen con nosotros también está muy en orden. Compartimos el amor y el apoyo entre nosotros cuando nos reunimos en ocasiones especiales como las vacaciones. Reconocemos que somos capaces de sanar y avanzar en nuestro viaje de duelo por el amor y el apoyo de estas personas queridas. Que nuestro Dios bueno y bondadoso derrame Sus bendiciones sobre cada uno de nosotros al experimentar este día festivo y los  próximos que vendrán pronto.

As we share this Grief Brief (#13), we will look at the concept of change. Grief and the healing it brings will cause our hearts, minds, and souls to change with the changes that can aid us in moving forward with our lives.
Most people, especially those in the middle and latter phases of life, would prefer stability without a lot of change. They seek the “tried and tested” as opposed to innovation. When we grieve, however, change is imposed upon our lives. This occurs not in radical ways that diminish who we are, but in ways that develop new aspects of our person and lives.

Many authors who write about grief, loss, and the grieving process refer to the term “the new normal” which points to the adulterations that grief imposes and must be slowly accepted. As we describe these we learn:

• Grieving requires that a person look at one’s attitude each day that grief is unfolding. Beginning a given day with an attitude of pessimism sets the tone for the whole day. When one is convinced that nothing will go well and that sadness will pervade the whole day, that is exactly how things will play out. Questioning how one can go on without that special person makes going forward more difficult. A special prayer, an inspiring quote, a bit of soft music, or a request to one’s Higher Power for strength can adjust a negative attitude to be a more hopeful one.

• Reviewing one’s priorities while grieving can also lead one to consider needed changes. Formerly, one’s job or status, one’s income and personal pursuits were the major focus, whereas in the world of grief these priorities become less important. What becomes important, however, is one’s faith or spirituality, one’s God, one’s close family, good friends who will support and listen, one’s health, and a life that will bring purpose and meaning once the healing of grief has occurred.

• Going through grief’s emotional pain, loneliness, and sadness provides the opportunity to grow in strength, wisdom, and new insights. When one undertakes what was considered difficult or impossible and succeeds self-confidence is sparked. Navigating through necessary paperwork, finances, garden and household chores decision-making, etc. can challenge feelings of ineptitude and bring a sense of achievement, as well as pride. One also changes and grows as one seeks to discover a sense of purpose and meaning for one’s life. As healing completes the major part of the grief process there is a sensed need to reach out in caring to others in a meaningful way. All of the new pursuits and changes in the lives of grieving people are exactly what their deceased loved ones would wish for them.

As this grief note concludes I would like to inform my readers of an up-coming “Pre-Holiday Workshop” that will be offered at St. Matthias school on the Saturday before Thanksgiving (10 AM – 12 Noon). The session will assist grieving persons to face the holiday season with some degree of ease and grace. All will be welcome to attend.

 

Breve de Duelo

El Duelo y el Concepto de Cambio

A medida que compartimos este Breve de Duelo (#13), veremos el concepto de cambo. El dolor y la sanación que trae hará que nuestros corazones, mentes y almas cambien con los cambios que pueden ayudarnos a seguir adelante con nuestras vidas. La mayoría de las personas, especialmente las que se encuentran en la fase media y posterior de la vida, preferían las estabilidad sin muchos cambios. Buscan lo “probado y comprobado” en contraposición a la innovación. Cunado nos lamentamos, sin embargo, el cambio se impone en nuestras vidas. Esto ocurre no en formas radicales que disminuyen lo que somos, sino en formas que desarrollan nuevos aspectos de nuestra persona y nuestras vidas. Muchos autores que escriben sobre el dolor, la pérdida y el proceso de duelo se refieren al término “la nueva normalidad”, que señala las adulteraciones que el dolor impone y deben aceptarse lentamente. A medida que describimos estos aprendemos:

  • La aflicción requiere que una persona mire la actitud de uno cada día en que se desarrolla la aflicción. Comenzar un día determinado con una actitud de pesimismo establece el tono para todo el día. Cuando uno está convencido de que nada saldrá bien y que la tristeza se extenderá durante todo el día, así es como se desarrollarán las cosas. Preguntar cómo se puede continuar sin esa persona especial hace que el avance sea más difícil. Una oración especial, una cita inspiradora, un poco de música suave o una solicitud al Poder Superior para que pueda fortalecerse puede ajustar una actitud negativa para que sea más esperanzadora.
  • Revisar las prioridades de uno mismo mientras está en duelo también puede llevar a uno a considerar los cambios necesarios. Anteriormente, el trabajo o el estado de uno, los ingresos y las actividades personales eran el foco principal, mientras que en el mundo del dolor estas prioridades se vuelven menos importantes. Sin embargo, lo que se vuelve importante es la fe o espiritualidad de uno, su Dios, su familia cercana, los buenos amigos que apoyarán y escucharán, la salud de uno y una vida que traerá un propósito y un significado una vez que haya ocurrido la curación del dolor.
  • Pasar por el dolor emocional, la soledad y la tristeza de la aflicción brinda la oportunidad de crecer en fortaleza, sabiduría y nuevos conocimientos. Cuando uno emprende lo que se consideraba difícil o imposible y tiene éxito, se genera autoconfianza. La navegación a través del papeleo necesario, las finanzas, las tareas del jardín y de la casa, la toma de decisiones, etc. puede desafiar los sentimientos de ineptitud y traer una sensación de logro, así como también orgullo. Uno también cambia y crece a medida que se busca descubrir un sentido de propósito y significado para la vida de uno. A medida que la curación completa la mayor parte del proceso de duelo, existe una necesidad percibida de llegar a cuidar a los demás de una manera significativa. Todas las nuevas actividades y cambios en la vida de las personas en duelo son exactamente lo que sus seres queridos fallecidos desearían para ellos.  

Al concluir esta nota de duelo, me gustaría informar a mis lectores sobre el próximo “Taller antes del día festivo” que se ofrecerá en la Academia de San Matías el Sábado antes del Día de Acción de Gracias (de 10:00AM a 12:00PM). La sesión ayudará a las personas afligidas a enfrentar la temporada festiva con cierta gracia y facilidad. Todos serán bienvenidos a asistir.

As we face grief and the grieving process it is important to be aware that we are holistic human beings. Consequently, grief will affect the physical, emotional, and spiritual components of who we are.
Persons who ignore the need to grieve may sometimes be alerted by some physical problems that erupt. It is not unusual that chronic physical ailments like back issues, digestive problems, unstable blood pressure or diabetes are exacerbated by the stress of loss. This is so especially when the need to grieve a significant loss is ignored.

In this grief brief we will look at the spiritual part of our being. It is certainly affected and stirred by loss. Persons who have a strong relationship with their God or Higher Power will lean more heavily upon the comfort and strength that that relationship provides. When human strength, expended by grieving, begins to exhaust, there is a turning to the Divine for the help needed to cope and heal in this long, difficult process that we call “grief”.

Some may have the relationship with their Divine Power shaken by the loss. This can occur when prayers have been forthcoming, asking for a cure, a turn-around in the illness, or just more time with the loved one. When that doesn’t happen and death does occur, there may be disappointment and even anger that divine intervention was not available. These outcomes may well be reversed in time as the grieving person comes to realize that divine guidance and help are real needs as one grieves.

Persons who don’t profess adherence to an established religious group, church, or sect may pursue some other source of needed comfort and strength as they grieve. They may turn to a mentor, a wise and admired friend, or to books that have always provided them with inspiration and needed wisdom. Others may explore the spiritual principles that they have upheld throughout their lives to be the roadmap or guide for moving forward in grief

No matter what the source, when spiritual needs are felt, grieving persons can reach for the spiritual guidance and support they need to help them to better cope with their grief and loss.

 

As mentioned in the last Grief Brief, I would once again like to extend to any persons who have experienced loss and are grieving, the invitation to join the Grief Support Group that is held weekly at St. Matthias the Apostle Parish. The group will resume its weekly sessions on the second Saturday of September (9/9/17) and new members are welcomed. The group meets in the school library (St. Matthias School) at 9 AM. The address is 9475 Annapolis Road in Lanham, MD 20706. If anyone would like more information feel free to contact: Miriam Jacik, the Grief Coordinator at (301) 345-6054.

 

Breve de Duelo #12

A medida que nos enfrentamos al dolor y al proceso de duelo, es importante ser conscientes de que somos seres humanos holísticos. En consecuencia, el dolor afectará los componentes físicas, emocionales y espirituales de quienes somos. Las personas que ignoran la necesidad de llorar a veces pueden ser alertadas por algunos problemas físicos que estallan. No se inusual que las enfermedades físicas crónicas como problemas de espalda, problemas digestivos, presión arterial inestable o diabetes se vean exacerbadas por el estrés de la pérdida. Esto es así especialmente cuando se ignora la necesidad de lamentar una pérdida significativa.

En este breve resumen del dolor veremos la parte espiritual de nuestro ser. Ciertamente se ve afectado u agitado por la pérdida. Las personas que tienen una relación fuerte con su Dios o Poder Superior se apoyarán más en la comodidad y la fortaleza que proporciona esa relación. Cuando la fuerza humana, gastada por la aflicción, comienza a agotarse, se recurre a lo Divino en busca de la ayuda necesaria para hacer frente y sanar en este proceso largo y difícil que llamamos “aflicción”. Algunos pueden tener la relación con su Poder Divino sacudido por la pérdida. Esto puede ocurrir cuando las oraciones. Han llegado, pidiendo una cura, un cambio en la enfermedad o simplemente más tiempo con el ser querido. Cuando eso no sucede y la muerte ocurre, puede haber decepción e incluso enojo por la intervención divina que no estaba disponible. Estos resultados bien pueden revertirse en el tiempo a medida que la persona afligida se da cuenta de que la guía y la ayuda divinas son necesidades reales cuando uno se aflige.

Las personas que no profesan adherencia a un grupo religioso, iglesia o secta establecidos pueden buscar alguna otra fuente de comodidad y fortaleza necesaria a medida que se afligen. Pueden recurrir a un mentor, a un amigo sabio y admirado, o a libros que siempre les han brindado inspiración y la sabiduría necesaria. Otros pueden explorar los principios espirituales que han mantenido a lo largo de sus vidas para ser la hoja de ruta o la guía para avanzar en el dolor. No importa cuál sea la fuente, cuando se sienten las necesidades espirituales, las personas afligidas pueden buscar la guía espiritual y el apoyo que necesitan para ayudarlos a sobrellevar mejor su pena y su pérdida.Como se mencionó en el último Informe sobre el duelo, una vez más, me gustaría extender mi mensaje a todas las personas que han sufrido pérdidas y están en duelo, la invitación a unirse al Grupo de apoyo para el duelo que se celebra semanalmente en la parroquia San Matías el Apóstol. El grupo renovará sus sesiones semanales el segundo Sábado de Septiembre 09/09/2017) y los nuevos miembros serán bienvenidos. El grupo se reúne en la biblioteca de la escuela (San Matías el Apóstol) a las 9 AM. La dirección es 9475 Annapolis Road en Lanham, MD 20706. Si alguien desea obtener más información, comuníquese con Miriam Jacik, Coordinadora del Duelo al (301) 345-6054.

 

One of the issues that arises for people as they grieve is the subject of closure.  Some well-meaning persons in our society (that may include some family members and friends) would have us bring the process of grieving to a close at some point along the journey of grief.  They are yearning to see and relate to the “old us”- the one who is socially engaged, ever ready to reach out and help others, etc.  The changes that grief effects upon a person doesn’t necessarily let that happen.  The “old us” becomes a “new us” with values and life goals that have been re-processed and re-prioritized to create a “new normal” state of being.

The question, then, is : “Is there closure after a loss?”  There can  and should be some closure to the experiences  of deep pain, longing, and missing.  Staying with these feelings inhibits the moving forward that one needs and that the deceased persons  would desire for us.  Pain softens in time only to be renewed in a more gentle manner when special occasions remind us that someone very dear is missing from our midst.

One never forgets, however, what was.  Love is still there, memories are still there,  and both will always be in the minds and hearts of those who grieve.  Therefore, there can’t  be true closure in grief.

Another form of closure spoken about and related to grief occurs when  family and friends have the realization that their loved one has truly died.  This happens during the uncertainties of war and natural disasters like floods, hurricanes, tsunamis, as well as accidents, etc.  With this certainty the beloved can begin their grieving process.

So, we will conclude this grief message with the assurance that in most circumstances grieving will not entail a final period of dismissal or closure.   As long as loving memories of our deceased persons  persist throughout our lives in our hearts and minds they are with us, never to be forgotten.


On a completely different note I would like to extend to any persons, who have experienced a loss and are grieving, the invitation to join the Grief Support Group that is held at St. Matthias the Apostle Parish.  The group will resume weekly sessions on the second Saturday of September (9/9/17) and new members are welcomed.  The group meets in the school library  {St. Matthias School} at 9 AM. The address is 9475 Annapolis Rd. in  Lanham, MD 20706.  If anyone would like more information feel free to contact:  Miriam Jacik, the Grief Coordinator at (301) 345-6054.

 

Breve de Duelo #11

Uno de los problemas que surgen para las personas que sufren es el tema del cierre. Algunas personas bien intencionadas en nuestra sociedad (que pueden incluir a algunos miembros de la familia y amigos) nos obligan a cerrar el proceso de aflicción en algún momento del viaje de la aflicción. Anhelan ver y relacionarse con el “viejo nosotros”, el que está socialmente comprometido, siempre dispuesto a ayudar a otros, etc. Los cambios que el dolor produce en una persona no necesariamente permiten que eso suceda. El “viejo nosotros” se convierte en un “nuevo nosotros” se convierte en un “nuevo nosotros” con valores y objetivos de vida que se han vuelto a procesar u priorizar para crear un nuevo estado de ser “normal”. La pregunta, entonces, es: “¿Hay un cierre después de una pérdida?” Puede y debe haber un cierto cierre a las experiencias de dolor profundo, anhelo y falta. Permanecer con estos sentimientos inhibe el avance que uno necesita y que las personas fallecidas desearían para nosotros. El dolor se suaviza en el tiempo para renovarse de una manera más suave cuando las ocasiones especiales nos recuerdan que falta alguien muy querido entre nosotros.Uno nunca olvida, sin embargo, lo que era. El amor todavía está allí, los recuerdos todavía están allí, y ambos siempre estarán en la mente y el corazón de aquellos que lloran. Por lo tanto, no puede haber verdadero cierre en el dolor.Otra forma de cierre de la que se habla y que se relaciona con el dolor ocurre cuando la familia y los amigos se dan cuenta de que su ser querido realmente ha muerto. Esto sucede durante las incertidumbres de la guerra y desastres naturales como inundaciones, huracanes, tsunamis, accidentes, etc. Con esta certeza, el ser querido puede comenzar su proceso de aflicción. Por lo tanto, concluiremos este mensaje de duelo con la seguridad de que en la mayoría de las circunstancias, el duelo no implicará un período final de despido o cierre. Mientras los recuerdos amorosos de nuestros difuntos persistan a lo largo de nuestras vidas, en nuestros corazones y en nuestras mentes, están con nosotros, y nunca serán olvidados. En una nota completamente diferente, me gustaría extender a cualquier persona, que haya sufrido una pérdida y esté en duelo, la invitación a unirse al Grupo de Apoyo de Duelo que se lleva a cabo en la parroquia San Matías el Apóstol. El grupo reanudará las sesiones semanales el segundo sábado de septiembre (9/9/17) y los nuevos miembros serán bienvenidos. El grupo se reúne en la biblioteca de la escuela (San Matías el Apóstol) a las 9 de la mañana. La dirección es 9475 Annapolis Rd. en Lanham, MD 20706. Si alguien desea obtener más información, comuníquese con Miriam Jacik, la Coordinadora del Duelo al (301) 345-6054.

Grief Brief   #9

One of the difficult aspects of grieving is dealing with the strong feelings that emerge during the grief process.  Among those known to most grievers are: sadness, loneliness, missing the person lost, anger that they are no longer a part of one’s life, and guilt over what one believes should or could have been done for the loved one.  Hindsight becomes quite keen while one is grieving.  Self-blame, regret, and guilt easily follow.

Anger may extend beyond self or the loved one to anger at God, who after all, could have spared the person for several more years, giving him or her wellness. Anger at medical personnel in our health care system can also arise when we believe that they could have tried harder to save the person or to have given better care.   Anger may also be extended to the person who died, especially if one feels that self-neglect was a causative factor in an earlier than desired death.

As feelings emerge they have a power of their own which will certainly increase if the feelings are repressed or denied.  Looking at feelings and trying to understand what they are conveying to us is quite important. Taking the time to see the reality of what one feels, talking about those feelings with a trusted other, or writing them out gives an escape of them from our inner world.  Of course this process cannot be done just once.  The feelings will emerge several times over until they dissipate and one can let them go.

Whenever strong feelings emerge during grief they require a process of forgiveness for needed healing to follow.  Forgiveness is extended to anyone considered to be complicit in any aspects of the loss.  When forgiveness of whomever, including self, is hard in coming there is a need to pray for the ability and strength to forgive.  Then, peace can follow.

Remember that holding on to unforgiveness or any of the strong feelings that emerge during grief will also lead to an undue toxic burden of spiritual and emotional unrest and unhappiness to be carried throughout one’s life. Therefore, a word of wisdom is to visit and process the feelings. 

 

Breve de Duelo #9

Las Emociones Fuertes del Duelo

Uno de los aspectos difíciles de la aflicción es lidiar con los fuertes sentimientos que surgen durante el proceso de aflicción. Entre los conocidos por la mayoría de los que se quejan, se encuentran: tristeza, soledad, extrañar a la persona perdida, enojo porque ya no son parte de su vida, y culpa por lo que uno cree o debería haberse hecho por el ser querido. La retrospección se vuelve bastante aguda mientras uno está de duelo. La auto-culpa, el arrepentimiento y la culpa son fáciles de seguir.

La ira puede extenderse más allá de sí mismo o del ser querido para enojarse con Dios, quien, después de todo, podría haber ahorrado a la persona por varios años más, brindándole bienestar. La ira hacia el personal médico en nuestro sistema de atención médica también puede surgir cuando creemos que podrían haber hecho un mayor esfuerzo por salvar a la persona o por haber brindado una mejor atención. La ira también puede extenderse a la persona que murió, especialmente si uno siente que el abandono de sí mismo fue un factor causante en una muerte anterior a la deseada.

A medida que surgen los sentimientos, tienen un poder propio que sin duda aumentará si los sentimientos son reprimidos o negados. Mirar los sentimientos y tratar de entender lo que nos están transmitiendo es muy importante. Tomarse el tiempo para ver la realidad de lo que uno siente, hablar sobre esos sentimientos con alguien de confianza o escribirlos les permite escapar de nuestro mundo interior. Por supuesto, este proceso no se puede hacer una sola vez. Los sentimientos surgirán varias veces hasta que se disipen y uno pueda dejarlos ir. Cada vez que surgen sentimientos fuertes durante la aflicción, se requiere un proceso de perdón para que la curación sea necesaria. El perdón se extiende a cualquier persona considerada cómplice en cualquier aspecto de la pérdida. Cuando el perdón de quienquiera, incluido el yo, es difícil de alcanzar, es necesario orar por la capacidad y la fuerza para perdonar. Entonces, la paz puede seguir. Recuerde que aferrarse a la falta de perdón o a cualquiera de los sentimientos fuertes que surgen durante la aflicción también llevará a una carga tóxica indebida de malestar espiritual y emocional e infelicidad que se llevará a lo largo de la vida. Por lo tanto, una palabra de sabiduría es visitar y procesar los sentimientos.

My first thought in writing this next grief note, is to wish you, the readers, a Happy Easter, A Happy Passover, and a Happy Springtime.  May these occurrences fill you with hopefulness and joy as you proceed through your grief  journey.

We will now look at one thing that could help us to move forward in grief.  Learning about all of the aspects of grief is very helpful to the person who is going through the process.  Fortunately, there are many wonderful books, articles, and periodicals that explore the many facets of grieving.  These are written by professionals who have specialized in grief education and grief counseling, as well as by persons who have walked the road of grief and choose to share their insights and learned experiences. Knowing what can possibly be of help to us in our journey is quite important.

Our libraries and bookstores, as well as articles on the internet, provide a vast amount of information on the topics loss and grieving.  Several decades ago none of that information was available to grieving persons, so we are fortunate indeed.

Some who are grieving may find it difficult to focus on or comprehend well information on the topic of grief.  This is so in the early months of grieving when there is a strong sense of dishevelment pervading one’s being.  Even some avid readers have lost that sense of comprehension early in grief.  That wonderful ability to enjoy books will return in time, however. In the meantime, choosing to read shorter articles or topics on grief that may be of interest is very helpful.  A lot of grief education of this type occurs in many Grief Support Groups. 

Caring friends will sometimes offer us books on the topics of grief and loss as a way of reaching out to us.  If you are not ready to read those books at the time they are received, just put them aside for a later date when they will become a treasure to you.

So, I invite you to learn more about grief from books, periodicals, and articles. They will provide you with gems of wisdom and a better understanding of your own grieving.

 

Breve de Duelo #8

Mi primer pensamiento al escribir esta próxima nota de duelo, es desearles a ustedes, una feliz Pascua, y una feliz primavera. Que estos acontecimientos te llenen de esperanza y alegría a medida que avanzas en tu viaje de duelo.

Ahora veremos una cosa que podría ayudarnos a avanzar en el dolor. Aprender sobre todos los aspectos de la pena es muy útil para la persona que está pasando por el proceso. Afortunadamente, hay muchos libros maravillosos, artículos y publicaciones periódicas que exploran las muchas facetas de la aflicción. Estos están escritos por profesionales que se han especializado en educación sobre el duelo y asesoramiento sobre el duelo, así como por personas que han recorrido el camino del duelo y eligen compartir sus ideas y experiencias aprendidas. Saber qué nos puede ayudar en nuestro viaje es muy importante.

Nuestras bibliotecas y librerías, así como los artículos en Internet, brindan una gran cantidad de información sobre la pérdida y el sufrimiento de los temas. Hace varias décadas, ninguna de esa información estaba disponible para las personas en duelo, por lo que somos realmente afortunados.

A algunos que están de duelo les puede resultar difícil concentrarse o comprender bien la información sobre el tema del duelo. Esto es así en los primeros meses de duelo cuando hay un fuerte sentimiento de desorden que impregna el ser. Incluso algunos lectores ávidos han perdido esa sensación de comprensión al principio del dolor. Sin embargo, esa maravillosa habilidad para disfrutar de los libros regresará a tiempo. Mientras tanto, es muy útil elegir leer artículos o temas más breves sobre el dolor que puedan ser de interés. Una gran cantidad de educación sobre el dolor de este tipo ocurre en muchos Grupos de Apoyo para el Duelo.

Amigos cariñosos a veces nos ofrecen libros sobre los temas del dolor y la pérdida como una forma de comunicarse con nosotros. Si no está listo para leer esos libros al momento de recibirlos, simplemente déjelos a un lado para una fecha posterior en la que se convertirán en un tesoro para usted.

Por lo tanto, los invito a aprender más sobre el dolor de los libros, publicaciones periódicas y artículos. Te proporcionarán gemas de sabiduría y una mejor comprensión de tu propio sufrimiento.

winter blues

Since the erratic winter months are upon us, perhaps we could look at the topic of the “winter blues”.

Cold gray days, the snow, and the bleak scenes in nature have a way of affecting our mood and emotional lives.  This is especially so when we are also facing personal tragedies, health crises, or the loss of loved ones.

The truth is that experiencing the holiday season (now thankfully over) and the bleakness of the winter months does not necessarily have to be a major problem for us.  There are some things we can do to lighten our spirits and cope a little better.  Here are a few suggestions that can brighten the days and offset the sad, lonely feelings that want to envelope us at this time.

  • Start with your thinking. A positive approach to a new day helps.  Decide early on that there will be something happening today that will make it a “good day”.  Look for that something!  Expect it!  Pray for its blessings!
  • Have an agenda for each day that will hold promising events, enjoyable encounters with others, or places to go, etc. Many or even one will do.
  • Reach out in love and caring to others. A kind word said during a telephone call, a smile or a warm greeting given to a person met, or  a listening ear offered to someone in need, can make the caring happen. As we give in love, love will be received and our spirits, no doubt, will be lifted. 
  • Take some time to reflect not only upon what has been lost and is being grieved, but also upon whom and what we still have left in our lives. This can bring a measure of happiness and peace.
  • At the end of the day be thankful for at least one “happening” that brightened the day and brought warmth to your heart. Be grateful and treasure it.     

So, let the winter months come!  Believe that some happiness can be found, despite whatever may be happening out of doors.                                                                                                               

 

Aligerar Nuestros Espíritus Durante el Invierno

Ya que los meses erráticos de invierno están sobre nosotros, tal vez podríamos ver el tema de los “blues de invierno”.

Los días fríos y grises, la nieve y las escenas sombrías en la naturaleza tienen una manera de afectar nuestro estado de ánimo y nuestra vida emocional. Esto es especialmente cierto cuando también nos enfrentamos a tragedias personales, crisis de salud o la pérdida de seres queridos.

La verdad es que experimentar la temporada de vacaciones (ahora afortunadamente más) y la desolación de los meses de invierno no necesariamente tiene que ser un problema importante para nosotros. Hay algunas cosas que podemos hacer para aligerar nuestros espíritus y enfrentarnos un poco mejor. Aquí hay algunas sugerencias que pueden alegrar los días y contrarrestar los sentimientos tristes y solitarios que desean envolvernos en este momento.

  • Comience con su pensamiento. Un enfoque positivo para un nuevo día ayuda. Decida pronto que sucederá algo hoy que lo convertirá en un “buen día”. ¡Busca ese algo! ¡Esperar algo! ¡Ora por sus bendiciones!
  • Tenga una agenda para cada día que contenga eventos prometedores, encuentros agradables con otros o lugares para ir, etc. Muchos o incluso uno lo hará.
  • Alcanzar el amor y cuidar a los demás. Una palabra amable que se dice durante una llamada telefónica, una sonrisa o un cálido saludo a una persona que se encuentra, o un oído atento que se ofrece a alguien que lo necesita, puede hacer que la atención se haga realidad. A medida que nos entreguemos al amor, el amor será recibido y nuestros espíritus, sin duda, serán levantados.
  • Tómese un tiempo para reflexionar no solo sobre lo que se ha perdido y lo que está sufriendo, sino también sobre quién y que nos queda en nuestras vidas. Esto puede traer una medida de felicidad y paz.
  • Al final del día, agradece al menos un “suceso” que alegró el día y brindó calidez a tu corazón. Sé agradecido y atesóralo.

Entonces, ¡que lleguen los meses de invierno! Cree que se puede encontrar algo de felicidad, a pesar de lo que pueda estar sucediendo en el exterior.

Mass Times / Horario de Misas

Saturday Vigil / Vigilia del Sábado
5:00 PM
7:00 PM (en español)
Sunday / Domingo
8:00 AM
9:30 AM
11:30 AM
6:00 PM
Daily Mass Schedule / Misa Diaria
Monday – Saturday / Lunes-Sabado
8:30 AM
Holy Days of Obligation / Días Santos de Obligación
7:00 AM
12:00 PM
7:30 PM
*unless otherwise announced / *A menos que se anuncie algo diferente.

Devotions

Adoration / Adoración
Monday / Lunes 6:00 PM – 8:00 PM
Confession / Confesiones
Monday / Lunes 7:00 PM – 8:00 PM
Benediction / Bendición
Monday / Lunes 7:45 PM

Fr Jack’s Challenge